Mediante la fotografía de gran producción el artista da vida a esta serie de Batallas, en donde recrea hitos de la historia de la Independencia Argentina.

En una tarea titánica, Lauda moviliza al ejército argentino actual a locaciones especiales para conseguir la toma ideal: movimiento, luz y atmósfera juegan un papel clave en cada obra. Las imágenes retoman características de la pintura europea de acentos históricos: el espíritu romántico y el poder de la gloria se hacen presentes.

Lauda logra separarse de la cuestión histórica militar y resaltar el esfuerzo, el trabajo, el compañerismo. Las expresiones en las tomas más dramáticas nos llevan a escuchar gritos y galopes, así como percibir momentos de calma en la inmensidad.

Las montañas del Cruce de los Andes y la llanura Pampeana, así como la presencia del caballo, elemento recurrente en la obra de Gonzalo, son tan protagonistas como los soldados en combate.